Los E.M.S. incluye diferentes circuitos para estimular las diferentes zonas musculares. La mayoría de los equipos permiten regular la intensidad de forma independiente en cada una de estas zonas.

Al poder escoger las diferentes intensidades en cada grupo muscular podemos llegar a equilibrar la fuerza muscular en caso de que sólo lo utilizáramos en los grupos musculares con menos desarrollo y conseguir de este modo, que la musculatura esté más estabilizada.

El equipo de EMS transmite energía electromagnética avanzada, es un sistema diseñado para esculpir el cuerpo, fortalecer la musculatura, evitar la flacidez y eliminar la grasa corporal de la zona tratada de una forma indolora e invasiva.