La Luz Pulsada Intensa es una  tecnología que aplica la energía lumínica al campo de la estética  para realizar diversos tipos de tratamientos: Fotodepilación, Fotorrejuvenecimiento y Fotopigmentación.

El sistema IPL es una luz no coherente, difusa, que nos permite modificar la longitud de onda, mediante la utilización de filtros ópticos, y así poderla aplicar con distintos fines:

  • Fotodepilación – Consiste en la eliminación progresiva del pelo. La luz es transformada en calor y destruye las células germinativas del folículo piloso de forma selectiva. La fotodepilación es indolora. Elimina problemas de foliculitis, ofrece resultados de larga duración, es cómoda y nos permite seleccionar la gama del espectro adecuada para adaptarse eficazmente a los distintos tipos de pieles y pelo.
  • Fotorrejuvenecimiento – Esta técnica permite que el calor generado por la luz pulsada, estimule del colágeno y del tejido conectivo que se traducirá en una piel más joven y luminosa. La finalidad del procedimiento es la eliminación de las arrugas, mejorar el tono y la textura de la piel, reduciendo los poros.
  • Fotopigmentación es un tratamiento cuyo objetivo es renovar la superficie cutánea, con más o menos intensidad, y que tiene como finalidad atenuar, manchas seniles o manchas solares. Mejorar el aspecto global y el tono de la piel, que se irá aclarando gradualmente. Se logra, sin ningún tipo de efecto negativo y sin dolor también es un buen sistema para eliminar el acné o aquellas imperfecciones que impiden tener una piel saludable y libre de residuos.