La cavitación es conocida como liposucción sin cirugía, es una técnica no invasiva para modelar el cuerpo, que logra resultados altamente satisfactorios  desde las primeras sesiones.

Se basa en la generación  controlada y repetida de ondas ultrasónicas suficientemente altas y con una frecuencia adecuada para obtener la formación de micro-burbujas de vapor dentro de un líquido.

En el cuerpo humano las presiones son creadas en el líquido intersticial que rodea la célula adiposa, la reacción y posterior implosión de las micro-burbujas provoca la energía suficiente para que sea  liberada la grasa contenida en el adipocito, siendo después evacuada fácilmente por el cuerpo a través del sistema linfático y vías urinarias.

Es un tratamiento muy adecuado para abdomen, caderas cartucheras, cara interna de rodilla, brazos y espalda.